Wednesday, February 13, 2019

Condenados a cinco años más de neoliberalismo económico

Por Guillermo Mejía

Por los vientos que soplan, El Salvador tiene asegurado cinco años más de prácticas económicas neoliberales –siguiendo el guión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial- con lo que los sueños del cambio y prosperidad que vendió la campaña del presidente electo Nayib Bukele serán solamente eso, sueños.

Eso concluye la economista Julia Evelyn Martínez, catedrática de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), en entrevista con la Radio YSUCA sobre la propuesta económica de Nayib Bukele, quien derrotó sin despeinarse y con amplio margen al binomio Arena-Fmln en las elecciones presidenciales recién pasadas.

Según la maestra, la gente atendió “con una gran esperanza que (viniera) un partido o un presidente como Nayib Bukele a romper este paradigma neoliberal y a mí lo que me preocupa, que (me) da tristeza al mismo tiempo, es que si uno se atiene a lo que está escrito en la propuesta económica” pues “yo le diría a la población que no coma ansias, que no se entusiasme tanto”.

Eso por dos razones: En primer lugar, Bukele habla en el preámbulo del plan económico que promoverá una economía anti neoliberal, “pero cuando leemos la propuesta económica llegamos a la contradicción que él propone romper con el neoliberalismo, pero dándole seguimiento, incluso ampliando, el neoliberalismo”, sentenció.

Por ejemplo, buscará una inversión de unos 3 mil millones de dólares, donde la empresa privada sea la responsable del 70 por ciento; se consoliden los asocios público-privados con otro 20 por ciento; el Estado con tan solo el 8 por ciento, mientras la inversión de los municipios con el 2 por ciento.

En el fuerte del programa económico encontraremos exenciones de impuestos a la empresa privada, la flexibilidad laboral tan dañina para los intereses de los trabajadores, además de una educación en función de la productividad económica, no para alimentar el espíritu crítico de la población. En otras palabras, más neoliberalismo.

En segundo lugar, según Martínez, la propuesta pretende ser la base para una nueva economía, pero tiene un problema porque pretende hacerlo a partir de viejas ideas económicas. El problema que tiene es que se rodea de asesores y un posible gabinete de gobierno que es, precisamente, formado en políticas económicas neoclásicas.

En ese sentido, buscará mayor recaudación con impuestos, pero sin reforma fiscal; un gasto público más eficiente, pero sin equidad. Es un plan económico que está basado en la añeja teoría del rebalse que pretende que según se eleve la productividad económica habrá más fondos al erario vía pago de impuestos al consumo, nunca se buscará que el que tenga más pague más.

“Al final del segundo año creo que nos vamos a dar cuenta que los discursos, que las selfies, que el Twitter, que el Facebook, no son suficientes para resolver la problemática de la gente”, afirmó Martínez. “Y la gente, me temo, va a caer nuevamente en la desesperación, en la desesperanza” pues se dará cuenta que no hay nueva economía, sino un discurso populista, remarcó.

De acuerdo con la catedrática de la UCA, lo que se necesita en El Salvador es refundar la sociedad, refundar la economía “y eso solo se puede hacer desde una visión popular, una visión que sea no neoliberal e impulsando nuevas ideas que no las viejas ideas que están en la propuesta económica de Nayib Bukele”. Así de simple, así de sencillo.

No comments: