Wednesday, October 01, 2008

Actuaciones políticas irresponsables

Por Guillermo Mejía

Las actuaciones públicas, en especial de la derecha gobernante, nos anuncian cada día lo poco que pesa en la mentalidad de sus dirigentes la aún precaria y tormentosa convivencia política luego del pasado desangramiento fratricida y la conquista de una paz a medias.

El presidente Elías Antonio Saca, en lo que viene a ser una muestra antidemocrática vergonzosa, participa de lleno en la pre campaña electoral ajustando sus dardos contra la otrora guerrilla, mientras su rectora de política exterior llega al desvarío de pedirle una “injerencia” al gobierno de Estados Unidos frente a la “amenaza” que representa la izquierda.

Entre bambalinas, a la vez, arrancó también el chantaje perverso de empresarios privados ligados a Alianza Republicana Nacionalista (Arena) sobre las “desventajas” de votar por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (Fmln) y su candidato Mauricio Funes.

Bueno, si el mismo presidente Saca llamó a los empresarios asistentes al encuentro ENADE 2008 a que aconsejaran (intimidaran) a sus empleados sobre los “peligros” de la ola roja –con Chávez a la cabeza. Obvio que a más de un empresario le pareció un insulto a la inteligencia.

Como siempre, desde el espacio mediático –periódicos, radios, televisoras y páginas web financiadas y, por ende, alineadas con la derecha- se destila toda una campaña orquestada con mentiras o medias verdades ajustadas a desprestigiar al candidato de izquierda.

Al contrario, otra campaña orquestada por el seudo periodismo busca frenéticamente elevar la imagen del candidato de derecha, Rodrigo Avila, a quien tratan con “paños tibios”, aunque el mismo candidato cometa yerros ante los cuales se hacen del “ojo pacho”. ¿Periodistas?

Para ver o darse cuenta de las patrañas derechistas no es necesario ser de izquierda, mucho menos avalar la candidatura de Mauricio Funes con el Fmln. Es más cuestión de dignidad del pueblo salvadoreño a quien siempre han irrespetado, chantajeado y manipulado.

Al grado que, por ejemplo, una vez más nos dice el presidente Saca que “gracias” a él Estados Unidos otorgó un nuevo permiso de trabajo temporal (TPS, por sus siglas en inglés). Honduras al final también tuvo su permiso aunque el presidente Mel Zelaya anda en el Alba de Chávez.

¿De quién son cheros los gringos? Como bien reza el dicho popular: ellos no tienen amigos sino intereses. El hecho de que el gobierno de Estados Unidos aún cierra los ojos ante muchas cosas oscuras de la derecha salvadoreña es cuestión que amerita un análisis aparte.

En conclusión, seguimos jugando con fuego. La izquierda, por su lado, también tiene sus cosillas criticables como toda fuerza política, entre otras las posturas anémicas o los silencios cómplices ante hechos contundentes. Necesitan mucho fósforo de cabezas de pescado machacadas.